miércoles, 19 de noviembre de 2008

Con prisas pero en casa

¡¡¡Hola!!!, mis queridos amigos lectores y seguidores, , desde el pasado jueves día 20 estoy viviendo en mi nuevo piso, después de haber pasado una verdadera semana infernal porque hasta el ultimo momento y como es costumbre en esta vieja piel de toro todo lo que se hace con temas relacionados con la burrocracia siempre se hace a la carrera.

Bueno después de casi una semana en mi nueva y apacible casita os puedo decir que me siento como si fuera un marciano.

Y es que resulta que después de mas de tres largos años en los cuales siempre he estado sometido a férreos horarios y siempre bajo la supervision de algún educad@r, resulta bastante raro volver a una vida normal en la cual ya no existen los horarios , ni los cuadrantes solo existe el buen rollo entre los compañeros del piso ya que es como si fuera un piso compartido.

Este cambio para cualquiera de vosotros puede resultar normal o incluso un poco infantil pero para una persona que hace algo mas de tres años que vive bajo horarios y continuos controles resulta raro volver a verse metido dentro de la boragime que es el vivir el día a día normal y cotidiano.

La única pega que le puedo poner a esta nueva situación en mi vida es que como siempre todo se a tenido que hacer con prisas, tanto por parte de unos como por parte de otros, ya que como es habitual nadie sabe nada de nada o los que tienen que saber no pueden o no quieren saber del tema.

Pero bueno esto ya a pasado y ahora solo me queda por encontrar un empleo digno con el cual pueda ganarme la vida tranquilamente y horrendamente, aunque viendo la situación que estamos viviendo ultima mente me parece que eso de encontrar un buen puesto de trabajo habrá que pedírselo a los Reyes Magos de Oriente o como ahora se viene hacienda a Papá Noel.

BUBU