domingo, 18 de enero de 2009

MALOS MOMENTOS

Malos momentos tenemos todos en nuestra vida, quien diga lo contrario ( permitirme que os diga que miente), por que la vida no es un dulce camino de vino y rosas y siempre tenemos momentos de bajo estado de animo, ya sea`porque no nos han salido bien las cosas en el trabajo, hemos discutido con la pareja o algún familiar o simplemente que ese día nos hemos levantado con el pie izquierdo.
Lo malo viene cuando ante uno de estos malos momentos no sabemos reaccionar y dejamos que este mal momento nos lleve a una recaída o algo aún peor.
Porque en esos momentos podemos creernos muy valientes y muy gallitos y decirnos a nosotros mismos que podemos con la situación y es en ese mismo instante cuando la persona se esta haciendo lo que vulgarmente se llama hacerse la cama.
Por que no somos de hierro ni tampoco estamos echos de hielo y aunque nos creamos lo contrario cualquier mínimo problema puede llevar al individuo a una más que posible recaída.
Pero los momentos de euforia o alegría desmesurada también pueden ser aún peores, ya que la persona se cree que como todo le va divinamente no va a pasar absolutamente nada por tomarse esa primera copa, pero es ahí en donde empieza el problema.
Porque para una persona que tiene problemas con el alcohol como es mi caso, esa primera copa no va a terminar ahí y seguirá y seguirá hasta que llegue un momento en el que la persona pierda el control y se encuentre en el punto de partida o aun peor.
todo por el simple error de que como todo le va estupendamente no le va a suceder nada por tomarse esa primera copa.
Por esto para los alcohólico como es mi caso cualquier momento ya sea bueno como malo, puede llevarnos a una terrible recaída, como es lo que a mi me a ocurrido durante estas navidades.
En mi caso en particular fui yo mismo quien se estuvo tendiendo la trampa desde principios del mes de Diciembre o incluso antes, por que durante todo ese tiempo yo ya era consciente de que iba a recaer, pero por creerme más fuerte o mas valiente no preste atención a las señales que desde mi cerebro me estaba mandando.
El resultado ha sido que durante más de 10 días estuve fuera de todo control y realizando numerosos gastos monetarios, los cuales a día de hoy me están empezando a pasar factura, porque a estas alturas de mes me veo en la obligación de pasar apuros económicos.
Pero el poner ahora torpes excusas y dar mediocres explicaciones para justificar esta nueva recaída no me va ha llevar a nada y solo me servirá para engañarme a mi mismo, porque el único responsable de esta recaída fui yo.
Y es que desde el primer momento en el que note esa sobre dosis de euforia la cual se fue complicando con varios problemas tanto domésticos como familiares, me llevaron a esta nueva situación.
El no haber sabido pedir la ayuda necesaria tanto a mis amigos, compañeros y profesionales, por que tener por seguro que si yo hubiera pedido esa ayuda lo más seguro es que no se hubiera producido mi recaída, o si se hubiera producido no hubiera tenido tan fuertes consecuencias.

BUBÚ

2 comentarios:

Anónimo dijo...

bubu porque no te pones en contacto,para que todos esos meses de sacrificio,para que todas esas ilusiones,tio espabila,sabes donde estoy y tienes todo mi apoyo,un saludo de alguien que te aprecia
kike

bubú dijo...

hola mi querido amigo y lector ya se que tienes toda la razon sobre eso de los meses de sacrificio y esfuerzo, gracias a ti y aun magnifico grupo de amigos y de ex compañeros estoy saliendo a flote y espero que muy pronto sere el mismo de antes.


un fuerte abrazo BUBÚ