jueves, 4 de diciembre de 2008

TRATAMIENTO Y REINSERCION DE DROGODEPENDENCIAS Y ALCOHOLISMO

Hola, mis queridos y fieles seguidores de este pequeño y agradable rincon, hoy os traigo la historia, de un ex compañero y a la vez un gran amigo, pero sobre todo es una magnifica persona, que tuvo la mala suerte de caer en uno de esos mal llamados pisos de reinsercion pero que yo simplemente los llamaria sectas, y especuladores de la vida humana, los cuales solo estan en el mal llamado negocio de la reinsercion para llevarse unos buenos beneficios economicos he importantes reducciones fiscales, sin importarles para nada las personas a las que estan tratando ni sus mas profundos sentimientos
Voy a contaros una historia sobre un tratamiento de alcoholismo desde su comienzo hasta su final.

Todo comienza con una pequeña borrachera que dura alrededor de nueve años, la consecuencia de la cantidad de alcohol ingerida en uno de esos días desembocó en “Delirius tremens” (mala pasada que juega el cerebro humano con el exceso de ciertas sustancias, que hace que se tengan alucinaciones tan reales que llegan a producir dolor físico), lo cual me llevo a ingresar en el centro psiquiátrico del hospital, después de la desintoxicación al remitirme a mi medico de cabecera éste me habló de los C.A.D. (Centro de Ayuda al dependiente).

Una vez allí un gran equipo de profesionales, médicos, trabajadores sociales, psicólogos, psiquiatras, etc. Te atienden y valoran tu situación y te informan de cual es el tratamiento que mas te conviene.

En mi caso el tratamiento fue el ingreso en Comunidad Terapéutica y Piso de Reinserción y así lo hice, en junio de 2007 ingresé en Comunidad Terapéutica llevada por la fundación Padre Garralda “Horizontes Abiertos”.

La duración del tratamiento en C.T. es de seis meses y siempre voluntaria, allí un equipo de grandes profesionales te atiende y esta a tu entera disposición para darte la ayuda necesaria en tu tratamiento siempre personalizado, desde que se ingresa hasta el fin del tratamiento se realizan actividades dirigidas a que empieces de nuevo, a que cambies tu manera de ser y de pensar respecto a la sustancia a la que tienes adicción y a recuperar valores perdidos hacia tu persona y hacia los demás, pasando también a reconocer tus problemas y enfrentarte a ellos de la mejor manera posible, sin recurrir a la manera mas sencilla, evadirte meterte en tu mundo de alcohol y drogas y que sea lo que sea lo que venga a mí no me afecta (gran error pues todo nos afecta), en C.T. trabajas cosas como la auto estima y problemas personales que en la mayoría de los casos son los que te llevan al consumo.

En general, si sigues el tratamiento trabajándote las cosas que los profesionales te indican y otras de las que tu mismo te das cuenta, sales preparado para afrontar el siguiente paso habiendo hecho un gran trabajo psicológico el cual hay que seguir en el C.A.D.

En enero de 2008 ingresé en un piso de reinserción de Proyecto Hombre, del que ya me habían hablado bastante mal, pero yo soy de las personas que hasta que no lo veo con mis propios ojos no opino.

Me explicaron las condiciones y en que se basaba el tratamiento en el cual tenías que trabajar el ocio y las relaciones con la gente para así ir integrándote en la sociedad como una persona “normal”, así como cosas cotidianas de la casa (comida, limpieza, etc.) y seguir planteando tus dificultades en cuanto a problemas que te puedan surgir en el día a día, todo esto en un grupo de apoyo formado por tus propios compañeros y un terapeuta.



Este trabajo se basa en la confianza cosa que está bien, hasta que te das cuenta que hay algo más en el fondo (que detallaré mas adelante).

Todo iba correctamente hasta que sucedió algo que no esperaba, estando en comunidad sucedió algo inesperado, conocí a una chica y me enamoré, craso error el mío, pues estaba prohibido tener relaciones entre residentes, por lo tanto ocultamos la relación, nos propusimos que si en algún momento nuestra relación entorpecía el tratamiento de cualquiera de los dos dejaríamos la relación y ya veríamos mas adelante que pasaba.

Y así sucedió cuando yo llevaba un mes y medio en P.H., no dije que mi pareja tenia algún tipo de relación con el programa, por lo tanto yo salía y hacia mi vida normal, yo la había prometido un regalo cuando acabara en C.T., mira por donde la toco el mismo piso de reinserción que a mí, la mande un ramo de rosas y ahí empezaron los problemas.

Al recibir el ramo de rosas la preguntaron que quién se las enviaba y ella respondió con mi nombre, a partir de ese momento se sucedieron los castigos hasta mi expulsión, castigos que también fueron para mis compañeros y en cuanto a la chica hasta el punto de tenerla comiendo aparte.

Yo fui expulsado por mentir y haber traicionado la confianza del grupo.

Después de mi expulsión con la cual el C.A.D. no estuvo nada de acuerdo se me envió a otro recurso, un piso de reinserción de La Asociación Punto Omega.

En este piso de reinserción me encuentro con lo que es la verdadera reinserción, haciendo los quehaceres diarios, compra, limpieza, cocina, etc. Compaginado con el trabajo y el ocio, todo ello con un gran equipo de profesionales a nuestra entera disposición.

Mi opinión sobre la reinserción en P.H. es que te van comiendo el coco de tal manera que no te das cuenta, y así te vas metiendo de lleno en una “SECTA” en la que lo único que vale es el lucro valiéndose de personas enfermas, en la cual si no vales o rechazas sus intereses eres expulsado sin tener en cuenta el tratamiento de cada persona, que debería ser personalizado en todos los casos y no a granel como es el caso, aunque reconozco que hay personas a las que les ha ido bien y están reinsertadas, en todo caso es mi opinión que es compartida por muchas de las personas que siguieron tratamiento en P.H. y con las que he hablado largo y tendido sobre el asunto.

En estos momentos sigo con mi tratamiento el cual me va bien y sigo solucionando mis problemas y miedos, llevo casi dos años sin consumir una gota de alcohol y me encuentro de maravilla, por eso os animo si tenéis algún problema con algún tipo de sustancia o conocéis a alguien que los tenga, a acudir a los especialistas en el tema y pedir ayuda por que os aseguro que merece la pena.

Mi agradecimiento a todos los profesionales que me han ayudado y que me han hecho ver que la vida es maravillosa y merece la pena vivirla.

G.J.G.V.

2 comentarios:

Katrina Van Dassos dijo...

Mis felicitaciones a usted.

Aplaudo ese coraje.
Un saludo.

BUBÚ dijo...

Hola mira qurida seguidora Katrina, me alegro mucho que sigas este pequeño espacio en el cual intento dar salida tanto a mis pensamientos como a mis emociones, pero tambien esta abierto a todo@s que quieran dar a conocer sus problemas y sus sentimientos, como es el caso mi mi buen amigo y ex compañero de piso.
Ya ves lo que se realiza desde algunos de los llamados pisos de reinsercion, a esto le llaman reabilitarse al impedir que dos persoas se quieran